¿Qué encontrarás en este artículo?

Este artículo explica de manera general el cambio en la estructura de la tarifa de la luz. Si quieres conocer cómo afecta en concreto a los pequeños consumidores (ámbito doméstico y pequeñas empresas) tenemos Tarifa 2.0TD en nuestro blog.

También puedes consultar los nuevos precios para estas tarifas, que entrarán en vigor el 1 de junio de 2021.

La nueva tarifa de la luz

Después de muchos retrasos e incertidumbres, el 1 de junio de 2021 entrará en vigor la nueva estructura de peajes de acceso y cargos y, con ella, las nuevas tarifas de la luz.

Pero… ¿qué son los peajes y cargos? ¿Por qué motivos cambian? ¿Y cómo nos afecta a los consumidores, a nuestras facturas y a nuestra manera de consumir electricidad? Vamos a intentar explicarlo de la manera más sencilla posible.

Entendiendo la factura eléctrica

No hay cómo negarlo: la factura de la luz es complicada. Mes a mes, pagamos de una sola vez por muchos conceptos distintos (y difíciles de comprender) a todos los agentes que conforman el sistema eléctrico. Además de remunerar a los productores de electricidad, el sistema debe remunerar a cada uno de los elementos que hacen posible que esa electricidad llegue hasta nuestras casas de manera continua, segura y eficiente. Y una parte importante de esos conceptos son los peajes y los cargos.

El gobierno y la CNMC han aprobado una reforma que altera de manera profunda la manera de calcularlos. La consecuencia más importante para los y las consumidoras es que el 1 de junio tendremos una nueva estructura de tarifas pensada para promover un uso más eficiente de un sistema eléctrico en que las energías renovables cada vez tienen más peso.

Los peajes del sistema eléctrico

La palabra “peaje” nos recuerda a las autopistas de pago: quien la utiliza, paga, tanto más cuanto más veces circula por ella. Y los camiones o autobuses, que llevan mayor carga, pagan más que los turismos o motos.

El sistema eléctrico también tiene sus “autopistas”: son las redes de transporte de electricidad (esas torres que soportan el cableado de alta tensión, que gestiona Red Eléctrica de España) y las de distribución (que llevan la electricidad por redes de media y baja tensión hasta los contadores de nuestras viviendas, y que gestiona un oligopolio de empresas distribuidoras: Iberdrola, Endesa, Naturgy, Viesgo…).

Estas empresas cobran a las comercializadoras los llamados peajes de acceso a la red, y las comercializadoras, quienes nos venden la electricidad, repercuten ese coste en la factura. El coste de esos peajes, que determina la CNMC, asciende a 1,4 millones de euros en el caso del transporte y 5,3 millones de euros en el caso de la distribución.

Los cargos

Hasta ahora los cargos se unían a los peajes en un solo concepto, pero en la nueva estructura se separan. Los cargos son una multitud de conceptos por los que también pagamos en la factura de la luz. Los determina el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico y suman más de 9000 millones de euros:

  • La prima a las renovables, cogeneración y residuos (6200 millones de euros)
  • El déficit histórico del sistema eléctrico (2400 millones de euros)
  • La retribución a los sistemas eléctricos no peninsulares (Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla, que tienen sistemas eléctricos propios cuyo coste adicional pagamos solidariamente entre todos y todas; 760 millones de euros)
  • Tasa de la CNMC (20 millones de euros)
  • Servicios de interrumpibilidad (como la energía no se puede almacenar, debe consumirse en cada instante lo mismo que se produce; parte de la complejísima solución son industrias dispuestas a interrumpir su consumo de electricidad -y cobrar por ello- bajo demanda del operador eléctrico; 8,3 millones de euros)
  • Plan general de residuos radiactivos (0,1 millones de euros)

¿Por qué este cambio?

Las directivas europeas del “Paquete de Energía Limpia” plantean que las políticas energéticas de cada país tienen que alinearse con los objetivos de reducción del 40% de emisiones de CO2. Para facilitar el despliegue de renovables, penalizar el uso de combustibles fósiles y contribuir al ahorro, las tarifas deben ser más baratas en los horarios con más oferta renovable y más caras en el resto. Además, la estructura de peajes aprobada por el Ministerio y la CNMC hará que la aplicación de los peajes y cargos sea más clara y transparente.

Los nuevos peajes de acceso

Aunque no los conozcas con este palabro, seguro que ya sabes lo que son: los peajes de acceso se traducían hasta ahora, en el ámbito doméstico, en tarifas sin discriminación horaria (2.0A), con discriminación horaria en dos periodos (2.0DHA) o discriminación horaria en tres periodos (2.0DHS). También había muchos otros peajes para distintas potencias contratadas y niveles de tensión: las 2.1X (entre 10 y 15 kW), las 3.0 y 3.1 para consumos industriales, las 6.1 para alta tensión…

Todo este sistema cambia, y lo más relevante es que dejaremos de poder elegir entre las distintas opciones de discriminación horaria. Las nuevas tarifas se definen solo por nivel de tensión y potencia contratada, y en cada punto de suministro tendremos “la que nos toque”.

Más información

La entrada que acabas de leer explica de manera general el cambio de la estructura de la tarifa de la luz.

En este artículo de nuestro blog explicamos en detalle la tarifa 2.0TD para consumos domésticos (menos de 15 kW de potencia contratada), cómo funciona y qué podemos hacer para adaptar nuestros consumos y ahorrar unos euros en la factura de la luz.

En este otro artículo de nuestras compañeras de Som Energia se explican los cambios de tarifas para los puntos de suministro de más de 15 kW de potencia contratada o de alta tensión.

También puedes consultar los precios de las nuevas tarifas que entrarán  en vigor el 1 de junio de 2021.

Ahorro en el hogar Aprender más Información y ayuda Noticias